Botiquín misofonia. Tapones de espuma para el día a día 

Sinceramente, los tapones para los oídos, de espuma, los que vemos hoy en Botiquín misofonia, son un artículo de lo más infravalorado. En todos los foros que leo de misofonia, blogs, comentarios, etc., la mayoría de personas sufren más de lo debido por no llevar un par de tapones en el bolsillo.

Lo digo por experiencia propia. Llevo sufriendo misofonia desde los 12 años, y hasta que descubrí los tapones para los oídos han pasado, sorprendentemente, 15 años. No me preguntes por qué, pero me he tirado toda la vida pensando erróneamente que los tapones para los oídos no eran una alivio para mi misofonia. Quizá pensaba que no iban a aislarme del ruido o que eran incómodos, o cualquier otro motivo, pero no los empecé a usar hasta los 27 años más o menos y, durante todos esos años, he sufrido como el que más en mil y una situaciones en las que los ruidos me volvían, literalmente, loco.

Para mí son mi mayor recurso contra mi misofonia. Siempre los llevo encima, en casa tengo por todos los cajones, hasta mi novia tiene siempre en el bolso por si a mí se me olvidan.

Me han solucionado muchas situaciones que sin ellos no sé qué hubiera sido de mí. Cuando voy en transporte público, comiendo con mi familia o en cualquier restaurante, en el cine también me los pongo, y como la película siempre está muy alta, la oigo bien, pero no oigo a la gente comer palomitas ni toser; y en cualquier situación que los necesite, siempre los llevo y me han ayudado muchísimo. Es sin duda el artículo que más me ha ayudado contra la misofonía.

Por ello, no puedo dejar de recomendarlos encarecidamente. Porque por muy, muy poco dinero, todos los que padecen de misofonia pueden tener un alivio inmediato. Para mí fue como ver el cielo cuando me los puse bien por primera vez, ya que anteriormente me los había puesto pero no bien, y claro, era como no llevar nada, pero me dio por leerme el pequeño folleto que viene adjuntado con los tapones, y en él leí que hay que aplastarlos un poco con los dedos mientras que los “rulas” para hacer el tapón fino, muy fino, durante unos segundos, tiempo de sobra para introducirlo en el canal auditivo y taponar casi por completo el sonido.

Al principio los compraba en la farmacia, el modelo 1100 de 3M, una marca que confío bastante y me costaban 2 pares unos 6 euros. Estos:

Tapones de espuma 3M 1100 para la misofonia

Pero como los llevaba mucho tiempo, al final me dolían un poco los oídos y busqué otros que fueran más suaves, entonces encontré los que hasta ahora son los mejores tapones para los oídos que puedo recomendar a todos los misofonicos: Purafit, de la marca Moldex el modelo 7705.

Tapones de espuma Moldex Purafit para la misofonia

Son muy, muy suaves, y aíslan igual que los de 3M, al menos en el paquete pone que reducen 36db. Además, son más baratos, el par me costaba en la farmacia 3€, hasta que encontré en Amazon, el lote de ¡50 pares a 15€! Desde ese día siempre los llevo y los recomiendo siempre que puedo porque me han ayudado muchísimo con mi misofonia.

Como digo siempre, los tapones no son la solución para la misofonia, ya que no podemos vivir aislados, pero hay momentos en los que si no hubiera sido por ellos, hubiera perdido los papeles y sinceramente no sé qué hubiera pasado.

Y vosotros ¿Qué utilizáis para aliviar vuestra misofonia? Os leo en los comentarios, familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *